25 oct. 2013

Waves

Unos tan reacios. Nosotros tan ilusionados. ¿Seremos masoquistas? Algunos consideran que sí, pero las heridas no nos duelen. El orgullo a veces sí, aunque se pasa rápido. La vergüenza se la llevó el tiempo y a cambio nos trajo la desconfianza. Desconfianza que no puede existir sin confianza, dos caras de una misma moneda con la que hay que tener mucho cuidado. Es un proceso selectivo duro, costoso, aburrido y cansado, pero tenemos tiempo y prisa no hay ninguna. A veces flaqueamos, queremos desaparecer durante horas para estar en nuestro propio limbo, sin nada que hacer, sin opiniones que escuchar. Pero resistiremos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario