2 abr. 2013

And that's just the way it's gonna have to be

Uno necesita sus dosis.
¿Dosis de qué?
Pues dosis de lo que le hace falta, de lo que quiere, de lo que le haga sentir mejor.
Está el que necesita dosis de marihuana, cocaína o éxtasis, pero luego los hay que piden en silencio dosis de sonrisas, de risas, de carcajadas, de miradas, de abrazos, de besos, de caricias, de lágrimas felices, de romances, de sexo, de amor, de películas, de bailes, de libros, de canciones, de conciertos, de fiestas, de helados, de chuches, de amigos, de padres, de hermanos, de almas gemelas, de noches de conversación, de envidia de la sana, de salud, de felicidad, de enrales, de fotos, de vídeos para recordar, de experiencias locas,
de hacer cosas prohibidas, de ir a comerse el mundo.

Es tan sólo eso, una dosis de lo que te pida el cuerpo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario