18 mar. 2013

Libres interpretaciones

¿Qué decir? Hay cosas que a una la dejan sin palabras.
Es increíble cómo de hoy para mañana tu vida puede dar un giro radical y casi inesperado. Y digo casi porque uno siempre sabe que existe tal posibilidad, pero nunca la baraja.

Ese nudo en el estómago que no te deja comer y ese otro en la garganta que te obliga a llorar. Y esa presión en el pecho que no te deja respirar, tan insoportable, angustiosa.

Dicen los grandes poetas que duele el corazón cuando te lo rompen. Y es verdad, no es ninguna metáfora. Notas como se hace pedazos, como algo de él desaparece de ti entremezclado con las lágrimas para, aparentemente, no volver.

Es duro pensar que las cosas terminan, pero la vida consta de capítulos. Capítulos que llevan un punto y final para poder empezar el siguiente. Hay veces que ese punto y final no se hace notar pero hay otras... hay otras veces que ese será el punto más difícil y doloroso de escribir, al menos por el momento.

Y bueno, supongo que la vida da lecciones de las que podemos decidir si aprender o no. Yo llevo meses aprendiendo, cambiando, mejorando. Y pretendo coger lo positivo de esto, por muy poco que sea, para guardarlo como lección aprendida y poder aplicarlo siempre que sea necesario.

No sé, ahora ustedes pueden interpretar esto como les de la gana, pensar lo que quieran, lo importante queda en mí para siempre. Y ya está, fin.

No hay comentarios:

Publicar un comentario