23 feb. 2013

Like a girl gone wild

(...)
A veces necesitamos que otras personas nos hagan daño para que en el futuro tengamos cuidado de con quién nos juntamos, por ejemplo. Sé que tú no quieres que yo sufra y por eso quieres protegerme pero, ¿conoces eso que dice "de los errores se aprende"? Pues eso. Quiero tener la oportunidad de equivocarme, de tomar mis decisiones aunque estén mal, aprender a darme cuenta de mis propios fallos. Tú puedes seguir ahí, a mi lado, porque no dudaré en pedirte consejo cuando lo necesite; y es que no hay nada mejor que un consejo de quien te trajo a la vida.



No hay comentarios:

Publicar un comentario