27 ene. 2013

Mirarte. Hay momentos en los que no necesito nada más que mirarte. Son tus ojos los que me absorben, me llevan a otro mundo. Es inevitable, y aunque no lo fuera, no haría nada por evitarlo. Porque lo que veo allí, tras tus pupilas, es perfecto, increíble. Eres tú.

No hay comentarios:

Publicar un comentario