25 ene. 2013

Generaliza y perderás

Tendemos a generalizar. Cualquier cosa, a cualquier persona. Todo. Todo lo generalizamos. No pensamos en los demás como individuos. Dividimos y etiquetamos. Y después generalizamos. Estereotipamos. No damos oportunidad a que nos demuestren que son distintos, que no se corresponden con las etiquetas que les hemos impuesto. Porque si no nos gusta esa etiqueta, nos vamos y no damos oportunidades. Tendemos a opinar y juzgar por el aspecto. Y después decimos que no, que lo importante es el interior. Somos hipócritas. Hipócritas porque hacemos exactamente lo mismo que reprochamos. Pero cuando lo hacemos nosotros no está nada mal, es perfecto, pero si lo hacen los demás... los criticamos. Los señalamos con el dedo. Pero olvidamos que cuando señalamos a alguien, tres dedos nos señalan al mismo tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario