27 feb. 2012

It felt so crystal in the air

Llevo par de días de bajona rara. No sé exactamente por qué, supongo que de vez en cuando hace falta no estar feliz y contento, echar par de lágrimas mas que sea para lavar los ojos de toda la mierda que vemos durante el día.
Pero es que es tanta mierda...
Ni llorar todo el agua existente en el planeta podría lavar mis ojos, porque lo que veo no se queda en mis ojos, se queda en la mente, y lo que siento va más allá, porque no se queda en la mente, sino en el corazón. Y eso ni las lágrimas, ni el jabón, ni toda la lejía del mundo serían capaces de lavarlo. Ni siquiera el alcohol o las drogas, ¿vodka, porros? ¿Para qué? Cuando te despiertes por la mañana todo volverá a ti con un plus: dolor de cabeza.
En esta sociedad nada es real, todo está podrido, todo lo que tocas está podrido, todas las personas están podridas, son basura; cabeza, tronco y extremidades que contienen un montón de mierda. ¿El alma? Más mierda aún. Y todo es gracias a la sociedad que nos rodea. Da igual lo diferente que creas que eres, lo hipster o nerd que seas y que te creas lo más anormal, extraño, raro. Todas las personas son iguales por dentro. Todos, sin excepción. Incluso yo.
Y nos criticamos. Es gracioso, ¿no? Mierda que critica a mierda. Viéndolo así me da hasta risa. Pero es que es la jodida verdad. ¿Sinceridad? De qué cojones vale si ya nadie en este mundo va a ser sincero contigo por muy sincero que seas tú. O jodes o te joden, ley de vida. Nada de hakuna matata, vive y deja vivir. No, nadie sabe vivir sin joder a los demás.
Y eso es lo que me repatea. No me gusta joder a los demás, pero si ellos me joden viva no voy a callarme. Claro que después yo seré la mala de la película. Pero me da igual. Ya todo da igual.
Creo que lo que he aprendido en estos últimos meses es vivir el hoy como si no existiera un mañana, y que a los que vienen a joderte hay que darles la espalda, que es lo que menos les gusta. Carpe diem. Y a joder se ha dicho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario