1 feb. 2012

Bittersweet

Hoy me apetece hablar de esa gente que parece que en un principio se llevan muy bien contigo pero un día cualquiera, sin más, dejan de hablarte. Y ya me dirás tú qué guay. Pasan las semanas y a veces los meses y sin noticias. Y de repente un día, plaf!, aparecen y te hablan como si la última vez que hubieras hablado con ellos hubiera sido la noche anterior. Y te quedas flipando. Por lo menos yo.
Me pregunto si querrán algo de mi.
Aunque a veces está bien tener noticias de los amigos, supongo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario