23 may. 2011

Y quedamos todos en tu casa para no hacer nada en especial, sino lo de siempre: unos cigarrillos que más tarde se convirtieron en porros, y una cocacola que se convertiría en un cubata.
No por ello nos hacemos más maduros, ni tampoco crecemos antes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario