8 dic. 2010

#

No sé si te acordarás. Hace unos meses te pedí una foto tuya de cuando eras pequeño que tenías en la cartera. Te resististe pero al final me la dejaste. Y aún la conservo.
Aquel día la guarde en mi cartera y desde entonces cada vez que la abro, para pagar o para sacar el bono del bus o el carnet de estudiante, te veo. Me miras sonriente, con los ojitos pequeños, con mirada de inocencia... Con la cara de un niño de siete años que no sabe nada de la vida.
Entonces, cuando me la dejaste, nunca pensé que te vería con otros ojos, creí que siempre tendrías la misma cara de niño bueno que tienes en la foto. Pero no fue así.
En tan solo unos meses te has vuelto rebelde, no estudias, haces peyas, insultas, pegas, te peleas, fumas marihuana y hachís constantemente y te ríes de los demás hasta reventar.
A pesar de ser como eres, cada vez que abro la cartera te recuerdo como aquel niño lindo, como siempre te decía.

2 comentarios:

  1. En ocasiones la gente cambia, es algo que debemos entender nos cueste lo que nos cueste.
    Es decisión tuya actuar deacorde a tus principios y a lo que creas que es lo correcto.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Cierto que debemos actuar de acorde a nuestros pricipios, pero me duele ver como un amigo de siempre se va "echando a perder" (por decirlo de alguna manera) y saber que no puedo hacer nada por evitarlo.

    ResponderEliminar