15 abr. 2017

Estepario

Ojalá me trajera aquí algo reivindicativo. Algún recuerdo bonito. Algo importante que decir.
Pero no
Supongo que esto lo podría haber escrito ayer o mañana. Tal vez hace dos meses o incluso un año. No se debe al ahora, no es actual. Es el conjunto de los acontecimientos, los unos que se van sumando, la gota que ayuda a colmar un vaso que nunca va a derramarse porque es demasiado grande.
-
Realmente existen dos yo ahora mismo.
La una está feliz, agradecida. Con ganas de más. Siente que está aprovechando el tiempo, que podría hacer más pero hace todo lo que puede (o eso quiere creer). Es risa, es sol. La sonrisa al leer una frase bonita. Se siente completa pero al mismo tiempo vacía.
La otra, la que más abunda en este instante, está harta. Y cansada. De la rutina. De sus defectos, algunos tan visibles y físicos mientras que otros no lo son tanto. De la gente que ya no la saluda sin razón aparente. De los intereses ajenos que le afectan. De la falta de comprensión y la falta de capacidad para poder expresar todo lo que lleva dentro. De no dar lo suficiente. De no sentir eso en el pecho como lo que se siente después de un chute de adrenalina al subir a una montaña rusa.
En fin, par de líneas para el lado positivo y un párrafo para el negativo. Parece una balanza que se decanta claramente por mi yo negativo. Ese lado crítico, correoso, hater, desagradable, triste y cansado. Pero la vida no es una balanza, las personas no lo somos. El bien y el mal están equilibrados en la Naturaleza. Siempre. Sin equilibrio no existiría nada, no existiríamos nosotros. Existe el equilibrio incluso cuando no sabemos verlo.
-
¿Sabes cuando necesitas un cambio y no sabes qué es? Esa es mi vida ahora mismo, en busca de mi equilibrio. Sé que algo debe cambiar pero aún no entiendo qué es. He probado varias cosas pero no está funcionando. No sé si debo esperar, si es algo que está al caer o simplemente es que el curso de acontecimientos no va a permitir que esta sensación cambie. 
Pero plis, necesito un chute extra de vida ya

No hay comentarios:

Publicar un comentario