10 oct. 2014

Head in the clouds but my gravity's centered

¿Dónde, cómo, cuándo y por qué?

Pienso demasiadas preguntas, para las cuales no tengo respuestas, porque no existen. O quizá sí que existen pero prefiero no preguntar en alto para no parecer insegura, me las reservo para mí misma. Nada de corazas, simplemente seguridad aparente, somos demasiado frágiles para andarnos con rodeos de lo que se necesita y lo que no. Las preguntas se irán contestando ellas solas con el tiempo, o al menos eso es lo que yo imagino y espero que ocurra, porque no me gusta mostrarme tan pequeña e indefensa a la vista de todos, o sólo algunos, da igual.

Demasiadas cosas en demasiado poco tiempo.
Demasiado poco.
Demasiado poco vamos a andar si ya le hemos cogido el gusto a volar.
Dios mío, qué más dará lo que haya allí abajo en la tierra pudiendo volar por encima de las estrellas y rozar el placer de conocer incluso lo más desconocido. Envidia es lo que les recorre el cuerpo, pero, ¿sabes? No pasa nada. Ellos sabrán qué hacer al respecto. Algún día se olvidarán de ti, normalizarán tu locura aunque cada día parezcas un poco menos cuerdo que el día anterior. Así hasta el punto en el que no hay retorno. Querido, saltaste una valla que ahora no puedes volver a saltar porque desde este lado queda demasiado alta. ¿Miedo? Quizá sí, lo desconocido siempre acojona. Pero qué sería de los humanos si no aprendiéramos a traspasar el miedo para encontrarnos con lo increíble de la vida, eso que nos queda oculto bajo el velo de la oscuridad de la ignorancia, que es una maldita cortina que simplemente hay que apartar.

¿No tienes ganas? Joder que no. Pero siempre te quedará el miedo. Las dudas. Lo que sea. Las horas pasan mientras las olas azotan la playa, mientras la marea se lleva los malos recuerdos, y pienso en ello mientras la playa me queda a cientos de kilómetros de aquí; pero no existe lluvia ni río que sea capaz de llevarse el mal tal y como lo hace el océano, a su ritmo lento pero constante.

Una vez escuché decir que «Qué es un planeta en proporción al Universo» pero joder, hay otra cita que tiene más sentido y es que «¿Qué soy yo en proporción al Universo?». Nada.


No hay comentarios:

Publicar un comentario