1 jun. 2014

Intro? Espero que Outro.

Creo recordar que era mejor cuando aún no nos conocíamos. ¿Qué éramos? Nada más que dos desconocidos que se cruzan en la calle, que se miran fijamente, ¿te conozco? No. ¿O sí? La mente te roba los recuerdos y te los devuelve hechos un collage, demasiado original y estrambótico para tu gusto. Así que... no quedan voluntarios para rehacer los recuerdos editados, nada de formatear las neuronas, son las únicas que tienes, y nunca recordarás más allá de tu nacimiento.
Pero luego lo piensas, ¿qué somos? Dos conocidos. Antes íntimos, demasiado quizás, otros opinan que no lo suficiente. Confianza justa. Dejar huella y adiós.


En realidad este post es tan estúpido como todo lo que está pasando, lo que estoy pensando.
Es que no tiene ni sentido plantearse nada de esto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario