14 ago. 2013

Secret Door

¿Sabes lo que se siente cuando un cachito de ti se aleja lentamente sin poder evitarlo? Es el destino, que a pesar de que no está escrito, es lo que nos toca vivir.
Nos vamos, poco a poco nos vamos separando. Lo que antes era un todo ahora se convierte en pedazos que se desperdigan por el mundo, dando vueltas, cambiando, renovando, viviendo. Una experiencia enriquecedora, al mismo tiempo que una pequeña maldición. A veces los cambios no son tan geniales. Eso sí, la experiencia que nos aportan no tiene precio. Solamente tenemos que estar preparados, dejarnos la armadura en casa, pero no por eso olvidar defendernos cuando sea necesario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario