20 dic. 2012

Y desenvolver todas esas noches que no vamos a tener

Cantamos letras de canciones que apenas nos paramos a escuchar.
Por ejemplo, escuché muchísimas veces Whistle de Flo rida antes de descubrir el significado algo pervertido que escondía detrás. Otras tantas escuché El idiomas de los dioses de Nach antes de percatarme de que no hablaba de ninguna mujer, sino de la música; que Ed Sheeran hablaba de un niño pequeño en Small Bump o que Riot Van era un encuentro entre un policía y unos chicos que cuentan Arctic Monkeys. Que A little piece of heaven de Avenged Sevenfold era un cruel asesinato seguido de necrofilia. O que Espacial de Artes era una canción increíble de amor entre las estrellas. Escuché miles de veces Reptilia antes de descubrir que The Strokes quemaban a una chica y su casa, mientras que aún intento descubrir qué quiere decir Miss Caffeína en N=1.

Y así, podría seguir con una larga lista de canciones que ya he entendido (o eso creo) y canciones que sigo intentando descifrar. Porque no solo importa la melodía, sino la letra.



No hay comentarios:

Publicar un comentario