15 abr. 2012

Yo sólo busco que nadie lo entienda.

Fue como estar tumbada al sol en un caluroso día de verano y que una agradable brisa fresca proveniente del mar me rozase. Esa brisa que deseas que pase porque sabes que será un alivio para tu piel y quieres que se quede ahí para siempre, refrescándote.


No hay comentarios:

Publicar un comentario