30 dic. 2011

Abre los ojos

Esos adolescentes que hablan de la adolescencia como si fuera un periodo de sus vidas catastrófico: hormonas revolucionadas, esta tía que no me hace caso y me putea, ese chico que me hace daño después de jurar que pasará la eternidad a mi lado, mis padres que no me entienden, mi hermana mayor que intenta hacerme la vida imposible, mis profesores que no quieren que apruebe, mis amigos que no hacen más que pegármela por la espalda, blablabla... Lo típico.
No es por nada, pero esos adolescentes dan mucha pena. ¿Cuándo se darán cuenta de que no saben una mierda del mundo? ¿qué tedrán, dieciséis o diecisiete años? Y están llorando por las esquinas porque el novio/a les ha dejado y demás boberías.
Por dios, no merece la pena preocuparse por las chorradas por las que la mayoría os preocupáis. Vivid, joder. Y a los que no les guste como sois, que les jodan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario