10 sept. 2011

Una vez más, el Destino jugó sus cartas.
He vuelto a perder, ya no me sorprende.
No sé cómo pero siempre acaba ganando.


No hay comentarios:

Publicar un comentario