26 jul. 2011

Llega un momento en el que entendemos que la edad no importa. Para nada. Tu mejor amigo puede tener tu misma edad, como ser un niño inocente de 7 años o un hombre hecho y apenas derecho de 81. Simplemente hay que saber encontrar esa afinidad que une a las personas que son compatibles, porque muchas veces a pesar de saber que se es compatible con otro, somos incapaces de congeniar. Y qué mas dará que nos llevemos tropecientos años, que la madurez (desde mi punto de vista personal, claro) es lo más importante de todo, que da igual que esa chica de 17 esté con ese chico, aparentemente un niñato, de tan solo 14. Tal vez ella lo encontró maduro de sesera, quién sabe. Allá el criterio de cada uno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario