24 jun. 2011

Esta es una de las cosas que aprendí aquella mañana: si cruzas una raya y no pasa nada, la raya deja de tener significado. Si cae un árbol en medio del bosque y no hay nadie que lo oiga, tal vez el árbol no haga ruido al caer.
Puedes trazar la raya más y más lejos, y seguir cruzándola una y otra vez. Supongo que es así como algunas personas acaban por salirse del mundo. Es sorprendente lo fácil que resulta escapar de la órbita normal, volar hacia un sitio en el que nadie puede alcanzarte. Perderte, perderlo todo.
Si no despierto - Lauren Oliver

No hay comentarios:

Publicar un comentario