28 nov. 2010

Ser feliz

Que te rasquen la espalda, escuchar las conversaciones entre niños pequeños, que te duelan las mejillas de tanto reír, los dos segundos entre canción y canción cuando se hace el silencio y vuelves a escuchar el murmullo de la gente, escuchar música con los ojos cerrados, sonreir estando en silencio, decir lo mismo que otra persona justo a la vez, y decir: ¡Los dos a la vez! y reir, las doce de la noche, ver escribir a una persona zurda, besar lentamente, comer nocilla con el dedo, dibujar figuras extrañas en un papel mientras hablas por teléfono, dormir cuando llueve...

La felicidad no es una cosa que nos haga felices eternamente. La felicidad son las pequeñas cosas de la vida que te arrancan una sonrisa de los labios sin tu quererlo. Lo que he puesto antes son algunos ejemplos de "pequeños placeres" pero existen muchísimos más. Para ser feliz, hay que disfrutar de estos pequeños pero numerosos momentos.

-Los pequeños placeres de la vida nos hacen felices-

2 comentarios:

  1. "decir lo mismo que otra persona justo a la vez, y decir: ¡Los dos a la vez! y reir"


    aiñssssssssss... recuerdos!

    ResponderEliminar