10 sept. 2014

Left me lying here on the floor

No quiero tener que recordar cómo hemos llegado aquí, a pesar de que fue fácil y sencillo. Nada de complicaciones, como la seda. Ya sabes, de esas cosas que surgen sin más, que no las buscabas pero que cuando están a punto de pasar deseas que ocurran.
No quiero tener que recordar en qué momento decidí nada. Ni en qué momento tendré que decidirlo.
Hay decisiones complicadas; cosas de las que hablar y que uno simplemente quiere callarse.
Cosas que se callan pero deberían gritarse. Muchos lo dicen, es un peligro ser una bomba de relojería a punto de estallar. Y yo estallé, pero soy incapaz de volver a mi forma original. Porque ya es imposible.
Y es inevitable, todas las noches me tumbo y miro al techo, sin apagar la luz, y pienso en ello. No falla. Unos minutos, luego decido que es mejor dormir o acabaré aquí escribiendo cosas que no debo, o hablando con alguien contándole cosas que no debería saber, o simplemente siendo completamente sincera, algo que por la noche se ve tan tan fácil...
"Baby we both know that the nights were mainly made for saying things that you can't say tomorrow day"
¿Algo más que deba añadir? Sí, bueno. No puedo esperar que la noche me ampare para siempre.
Me gustan los riesgos, y toca arriesgarse.


No hay comentarios:

Publicar un comentario