14 jun. 2013

Bienvenido seas, verano

¿Qué se siente descargando todas las tensiones en el último examen de PAU, ese que te quieres quitar de encima ya o ya porque quieres empezar el verano haciendo nada? Pues se siente felicidad. Puede que el examen te salga bien, mal o regular, pero tu cara de entusiasmo no va a borrarse porque al fin empieza el verano para nosotros.
Sí, los universitarios nos lo dijeron: "la PAU no es para tanto". Y de verdad que no lo ha sido. Los exámenes nada fuera de lo normal, lo que todos estábamos esperando. Pero lo que de verdad ha sido horrible ha sido el estrés, el "dios que no me da tiempo a acabar el temario", o el "me duele la cabeza de estudiar". Horrible ha sido estar dos semanas saliendo lo menos posible para al final no estudiar nada de biología e ir a la aventura porque no tenía más cabeza para estudiar.
Pero en fin, el "sufrimiento" ha acabado, y se ha pasado volando así que no ha dolido tanto como pronosticaban. A partir de ahora, verano (aunque el tiempo no acompañe, pero bueno, ¡tiempo al tiempo!) y a disfrutar de las horas muertas para no hacer nada que se echan de menos, o por lo menos yo las echaba de menos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario