2 may. 2012

La pregunta no es ¿por qué? , sino ¿por qué no?

Y sigo aquí, sin poder escribir nada, no porque no quiera, sino porque no puedo. Hay algo que me impide convertir lo que siento y veo en palabras, es como intentar cruzar un puente que está roto por la mitad; hasta que no se arregle no podrás pasar.
Pero es en estos momentos, en los que menos escribo, cuando mejor estoy y más cosas hago. Supongo que no escribir es sinónimo de estar viviendo cada segundo hasta el final, sin desaprovechar un sólo instante. Y me alegra verme así.


No hay comentarios:

Publicar un comentario