18 nov. 2011

Una cita conmigo misma

Y olvidarme por un momento de que existo y quedarme inmersa en mis pensamientos, en mi imaginación, en mi propio mundo. Sin nadie que me diga adónde ir o qué hacer, simplemente yo, yo y mi mente. Es en ese momento cuando soy capaz de reconocerme y saber qué demonios quiero, qué me conviene y qué no, y lo más importante, es en ese momento cuando soy capaz de verme tal y como soy para así poder decir 'sé quién soy'

No hay comentarios:

Publicar un comentario