12 nov. 2011

Empathy

Porque hay días en los que te apetece hablar muchísimo, tal vez demasiado, y hay otros en los que apenas dices nada, un simple saludo y poco más. Pero no importa, porque cuando dos personas se entienden no necesitan hablar. Y sí, puede que nunca hablemos, ni nos contemos las buenas noticias, parece que solo estamos para lo malo, cuando las estamos pasando canutas. Pero no me importa. Siempre escucharé cuando necesites contar algo y te agarraré la mano cuando te estés quedando atrás porque te cuesta seguir el camino, intentaré consolarte siempre que pueda y te daré un abrazo cuando necesites llorar. No me importa aguantar tus lágrimas, ni siquiera tus silencios. Porque te entiendo, me pongo en tu lugar y creo comprenderte. Quiero comprenderte. Creo que por eso a veces parecemos una, aunque seamos polos opuestos. Porque lo somos.

1 comentario: