29 jul. 2011

Esa persona, que cuando recibes un sms y ves que es suyo sonríes porque no te lo esperabas. O cuando estás aburrido y te sale su ventanita del chat porque te habla y pasas a un estado de ánimo más optimista. O cuando estas prácticamente al borde del llanto es capaz de hacerte sonreir porque no le gusta verte mal. O que te cuenta las paridas más grandes del mundo porque sabe que tú eres la única persona que mostrará un verdadero interés por ellas. O porque es capaz de respetar tu silencio con respecto a ciertos temas y tú también respetas los suyos.
Por esas y por millones de razones más, un amigo de verdad vale la pena, sin importar raza, sexo, edad, religión o incluso la distancia que aparentemente lo pueda separar de ti.

1 comentario: