21 jul. 2011

Es que, ¿sabes? Ya me da igual todo, me la come que la ropa que llevo no conjunte, que se me haya corrido el maquillaje, que este despelusada, que se me escapen tacos en mitad de la calle a voz en grito, que se me desaten los cordones, que se me olvide el móvil, que me quede rascadísima de dinero por comprarme algo excesivamente caro, que mis padres me castiguen, que no me contesten los sms, que no me den las gracias por nada, que no me pidan consejo, que pasen de mi. Ya no me importa. Mentira.

No hay comentarios:

Publicar un comentario