18 jul. 2011

En los momentos de crisis te das cuenta de lo solas que se sienten las personas y de su necesidad de aferrarse a alguien para no ahogarse, sea quien sea, seguramente el más cercano. En esos momentos es cuando ves la doble cara del ser humano, lo mal que se portó con alguien pero, ahora que lo necesita para que le ayude a salir a flote, sólo palabras de respeto salen entre sus labios. Pero con el paso del tiempo, volverá a las andadas, ya no tratará tan bien a ese alguien y éste se dará cuenta y poco a poco le irá soltando y así volverá a hundirse en las profundidades de la soledad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario