31 may. 2011

Ese dolor que tienes cuando te ríes y tienes agujetas en la tripa. Un dolor inevitable, inesquivable.
Pero aún asi se convierte en un dolor que podemos llegar a ignorar porque la risa es infinitamente más apetecible.
No debes renunciar a ser feliz solo porque haya alguna piedra en el camino que te duela. Olvídala, no te aportará nada más que sufrimiento. Ignórala, sigue tu camino, pasa por encima de ellla, ríe ignorando el dolor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario