23 abr. 2011

Costumbres

Llega un momento en el que hacemos las cosas por inercia.
Y entonces no disfrutamos de nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario