13 ene. 2011

Curioseando...

Puede que la curiosidad matara al gato,
pero al menos murió sabiendo algo que puede
que nadie más descubra por miedo a arriesgarse 

No hay comentarios:

Publicar un comentario